Blog

Sistemas Cerrados

Por Jorge Luis Farill Talancón.

La Tierra como un sistema cerrado.

No lo es. Sólo en un año, el Sol inyecta a la superficie de la Tierra más o menos el doble de toda la energía que le hemos sacado y que le pudiéramos sacar a todos los recursos no renovables del planeta juntos (1). Con esa energía se creó, entre muchas cosas, la vida.

Debemos ser muy tontos o muy egoístas, o ambos, para seguir consumiendo ese condensado de energía solar que es el petróleo o el carbón, para saciar nuestras cada vez más altas demandas energéticas, y expeliendo veneno a nuestro paso.

Quizás nuestra generación no tenga tanto la culpa por actuar con tanto desprecio contra la naturaleza de la que somos parte, pues al final somos el resultado de la historia, la cual está impregnada de la equivocada noción de que como seres humanos, somos superiores. Nuestro legado cristiano, en el que el hombre tiene un papel básico en “La Creación” y que “está hecho a imagen y semejanza de Dios”, es sólo un pequeño indicio del enfoque antropocéntrico de nuestra concepción del universo.

Es importante para nuestro porvenir inmediato, pensarnos como una especie más, no como los dueños del mundo; y es que necesitaríamos varias Tierras para saciar nuestras demandas de recursos. En datos concretos, “en 2007 el ciudadano promedio tiene una huella ecológica de 2.7 hectáreas mientras que sólo hay 2.1 hectáreas per cápita bioproductivas de tierra y agua disponibles” (2).

A continuación se muestran algunos otros datos del “Earth Pulse 2010” de National Geographic (3), entre los que me llama la atención la deforestación de bosques primarios: sólo en México se deforesta el equivalente a 2000 canchas de fútbol diario.

123

Viéndonos desde arriba, un alienígena nos ha de ver como un tejido cancerígeno atacando el cuerpo de la Tierra. Hemos hecho un pésimo uso de las características que nos distinguen de los otros seres que cohabitan con nosotros este planeta. Pesa más la crueldad hacia las demás especies y hacia la nuestra (4), que todo el conocimiento que hemos adquirido y toda la belleza que hemos creado. Parece absolutamente cierto aquello de que “si los insectos desaparecieran de la Tierra, la vida se acabaría; si el ser humano se extinguiera, el mundo florecería”.

Si pensáramos la Tierra como un sistema cerrado en donde no le podemos “deber” recursos, es decir, donde no podemos cortar un árbol sin plantar otro, o beber un vaso de agua sin cerciorarnos de que se está limpiando otro, etc., tendríamos futuro.

México como un sistema cerrado.

Vivimos en un mundo globalizado en donde ya no es tan fácil definir la palabra “fronteras”. Pero existen. Hemos creado líneas que dividen al mundo de algunas maneras. Unos pueden cruzarlas, otros no. Algunos productos pueden pasar, otros no. Algunos productos pueden pasar en un sentido, pero no en el otro. Y al final quienes controlan estas fronteras parecen no ser ni siquiera los gobiernos. Es gente anónima que tiene el control sobre esos y otros muchos hilos que controlan el rumbo de las naciones y sus territorios. Son los que controlan el sistema económico y político y llevan haciéndolo sexenio tras sexenio. En realidad es increíble que llamemos “democracia” a nuestra forma de gobierno. Creemos que tenemos el control de “nuestro país” votando por una de cinco personas cada seis años. Deberíamos votar por ideas, no por títeres, y deberíamos hacerlo diario, no cada seis años.

Pero hablando de México como el territorio delimitado por esas fronteras, y todo lo que pasa dentro de ellas, sería interesante que tratáramos de solucionar nuestros propios problemas sociales y ambientales solos, sin ayuda de nadie. Quitarnos de encima las turbias y misteriosas manos internacionales y que nos enfocáramos a crear la infraestructura para abastecernos nosotros mismos alimentaria y energéticamente por un tiempo indefinido. Son esas dos, realmente las únicas cosas en las que deberíamos enfocarnos antes de entrar a sofisticaciones y lujos. Nos libraríamos de tanta mierda innecesaria, que tanto nos ha aturdido como sociedad y que obviamente se nos ha irradiado a través de la mercadotecnia con el único fin de cegarnos y de hacernos consumir, y así seguir polarizando económicamente nuestra estructura social.

Al cerrarnos al mundo con ese o cualquier fin habría inicialmente un enorme caos económico debido a la cantidad de gente que perdería su empleo a causa del rompimiento con empresas foráneas, pero todas esas personas podrían encontrar un trabajo en una empresa nacional, o mejor aún, empezar a pensar por su cuenta y crear la suya, o directamente crecer sus alimentos. Este país ha vivido mucho peores crisis que la que se originaría, pero ésta no sería en vano. Tenemos que hacer algo diferente. Algo está muy mal en el sistema económico mundial cuando el 1% de la población es dueña del 40% de la riqueza (5); y las empresas extranjeras operan de manera que esa misma relación exista en ellas mismas. Si de todos modos va a haber empresas que operen así, sería mejor que al menos el dinero se quedara en México.

Aunado a lo anterior, el incremento exponencial en las tasas de desempleo en prácticamente todos los países del mundo, parece ser un asunto irreversible. Y esto es por varias causas, entre ellas, la incorporación de la mecatrónica en prácticamente todos los sectores industriales y manufactureros, pero incluso en muchas áreas en las que ni nos imaginábamos que pudiera ser sustituido el ser humano, como por ejemplo en la redacción de análisis literarios (6). La automatización muy pronto dejará sin empleo a millones así que lo mejor será ir creando las bases para generar energía limpia y alimento por nuestra cuenta.

4

Pensar que una medida drástica como esa, efectuada al sistema económico actual es inválida por generar un “desastre económico” es no pensar que ya vivimos en un desastre económico, y que en realidad está inscrito en la naturaleza misma del sistema.

El hecho de cerrarnos por un tiempo con esos fines sería un ejercicio sin precedentes para regenerarnos culturalmente, y realmente poder determinar nuestra capacidad actual de sostenernos a nosotros mismos como territorio.

La comunidad como sistema cerrado.

Llevar el ejercicio anterior a cada comunidad sería también interesante, y obviamente más fácil de llevar a cabo. Pensar en la comunidad como un sistema cerrado de uno o pocos kms 2 dónde cada miembro de la comunidad colaborara para la recaudación de alimento y energía es una idea casi incomprensible para muchos. Sin embargo, es la manera en la que funcionaba la mayoría de las sociedades de hace tan sólo un par de siglos, antes de la revolución industrial, cuando el impacto que el ser humano tenía hacía al planeta era casi irrelevante. Hoy con la tecnología disponible sería relativamente fácil ser autosuficientes, y lo mejor es que podríamos comer más saludablemente y ver de cerca de dónde vienen nuestros alimentos y nuestra energía. Nos acercaría a nuestras raíces vitales y nos haría valorarnos más como individuos, como miembros de una comunidad, como paisanos y como terrícolas.


5 comentarios

  • Jorge 8 months ago Reply

    Muy interesante y cierto, y además, muy bien dicho.
    El Batalicio

    • Jaime Méndez 8 months ago Reply

      Interesante el enfoque global que le das. Me gusta tu entusiasmo y sobre todo tu euforia.

  • Mariana Rios 8 months ago Reply

    Este ensayo se tiene que difundir…. mucho… mucho…. mucho….. tiene que llegar a los civiles sobre todo… ya no hablo de politicos que parece ser un caso perdido, y como pude notar no esta realmente dirigido a ellos, cierto? Pero en este ensayo considero que hay una vision…. una vision bastante factible… que deja de ser utopica y muestra con datos su estado potencial. Creo que cada uno de nosotros, si hemos aprendido a observar el mundo en que vivimos y las personas que nos hemos convertido, sabemos que necesitamos arriesgarnos e intentarlo. Como dices Jorge…. situacion de caos y crisis economica han habido millones….. es hora de que la que venga tenga una razon…
    Mariana

    • unlugar 8 months ago Reply

      Gracias Mariana, como dices creemos que hay que difundir las ideas que tienen visiones factibles; te invitamos a difundirlo, y que te unas a escribir algo para este blog, checa la sección de ‘Autores’. Saludos!

5 comentarios

Comenta