Blog

La importancia de las organizaciones vecinales

Por Rodrigo Pantoja.

 

Las ciudades no son solo la suma de sus construcciones, también son la suma de sus habitantes.

La diversidad de personas que viven en un entorno y la adecuada organización y participación es tan importante como el material con que se edifican las urbes. Por esta razón, las poblaciones requieren gestionar y atender los distintos escenarios que sirven de cobijo y convivencia para la sociedad. Los mejores espacios son los que se ponen al servicio de la vida colectiva y promueven la interacción social.

En México, existe una falta de cohesión social de manera alarmante. Las causas son diversas; el crecimiento acelerado de las ciudades, la escasa convivencia vecinal y los altos índices de inseguridad. Es por esta razón que el Programa Nacional para la Prevención del Delito, ha destinado en los últimos años más de 2 mil millones de pesos. Sin embargo, la inversión millonaria en prevención no es suficiente. La reconstrucción del tejido social requiere mayor atención ya que sin ella se propicia una escasa participación comunitaria, como también desgaste físico y emocional de las personas diariamente.

Actualmente, la gran mayoría de los conjuntos habitacionales se encuentran alejados de los centros urbanos y económicos; por lo cual, el tiempo de convivencia entre familias y vecinos es escaso, generando indiferencia social, poco arraigo y sentido de identidad, desorganización, así como, una carencia de redes de apoyo y falta de respeto y acuerdos colectivos.

Esta falta de participación y organización vecinal es una de las mayores causas del deterioro urbano y social en los conjuntos vecinales. Se estima que en la República Mexicana, entre el año 2000 y el 2010, se crearon 7.1 millones de viviendas nuevas. La mayor preocupación radica en el bajo porcentaje de participación vecinal entre los habitantes. Las estadísticas calculan que solo el 4.8% de las personas se involucran en sus comunidades.

Es por esta razón que varias instituciones gubernamentales, asociaciones civiles y fundaciones están colaborando con la finalidad de reforzar el tejido social de los conjuntos habitaciones a través de diversas actividades. Su objetivo es la creación y consolidación de comités vecinales para establecer comunidades fuertes y proactivas. Para lograr comités vecinales consolidados se requiere de la participación y compromiso de los habitantes para que estos aprendan a gestionar, cuidar y mejorar su entorno.

Por ejemplo, la organización de Barrios Amables en el municipio de Zapopan, Jalisco “promueve una serie de intervenciones y actividades lúdicas en el espacio público, que provoquen y promuevan la cohesión social…” Es a través de actividades como: “Concursos de Cuadras”, “Cine en mi Barrio”, “Taller de Huertos Urbanos”, “Consumo Local”, “Rodadas en bicicleta” y otra iniciativas que han logrado la inclusión, organización y revitalización de varias colonias de la ciudad.

De igual manera, la Fundación Hogares es una Institución de Asistencia Privada que promueve la participación y compromiso social para conseguir comunidades capaces de resolver las necesidades en su entrono. Su objetivo es impulsar modelos de desarrollo comunitario con el fin de apoyar a los vecinos de vivienda económica a aprender a organizarse, participar y conservar su entorno físico y social.

Sin embargo, ¿cómo pueden involucrase los vecinos en sus comunidades, cuando las jornadas laborales en México son de las más altas en el mundo, ¿cómo involucrar a la gente cuando viven en un entorno de escasez, si solo disponen de tiempo limitado?

Pareciera entonces que la baja participación, no es cuestión de apatía ó mera indiferencia, si no por la falta de tiempo, pocas oportunidades de interacción, lejanía en las fuentes de empleo, y un modelo urbano y económico que esclaviza a la población más vulnerable.

Por este motivo, la participación vecinal, acompañada de estrategias de empleabilidad y oportunidades son fundamentales para consolidar a las comunidades. La estrecha vinculación con diversas instituciones permitirán tener acceso a recursos (SEDESOL, DIF, SEJUVE, SEDECO) para la transformación física y social de la comunidad.

Ahora bien, si los vecinos logran desarrollar habilidades de participación y autogestión, ellos fungirán como vigilantes, coordinadores y agentes de cambio en su entorno. La adecuada organización será la herramienta principal para conseguir objetivos y crear una identidad como comunidad. La identidad comunitaria fortalecerá al sentimiento de colectividad.

Aunque los resultados no serán instantáneos, si brindarán beneficios como la consolidación del tejido social y el incremento de la plusvalía patrimonial en el mediano y largo plazo. Sin embargo, este trabajo vecinal y de cohesión social debe de ser constante. Para la consolidación de los comités vecinales es importante realizar mesas de trabajo y asambleas constantes para establecer derechos y obligaciones de la comunidad.

No se puede obviar que una comunidad fuerte, siempre lo será; si se descuida, esta podrá debilitarse. Tampoco se debería de entender una comunidad como un sistema estricto de reglas y acciones. La buena coordinación no está rivalizada con la creatividad y folclor colectivo en el cual la sana convivencia y diversión de las familias debe estar presente. En una época de continua indiferencia, el involucramiento de la sociedad en sus organizaciones vecinales es un primer y pequeño paso a grandes cambios.

 


Rodrigo Pantoja (Morelia, 1978) estudió las licenciaturas de Arquitectura, Historia de Arte y Artes Visuales en Drury University en Springfield, Missouri y Volos Grecia. Asimismo estudió un Masterclass en Landscape Urbanism en el Berlage Institute de Rotterdam. Es Maestro Arquitecto Paisajista por la Universidad Iberoamericana Campus León. Ha colaborado en los despachos de Shigeru Ban en Japón y Wiel Arets en Holanda. Ha sido columnista de La Jornada Michoacán, el Periódico Provincia y la Revista Consejero de la Construcción. Sus artículos han sido publicados en el Periodico A.M., El Financiero, Plaza de Armas, Diario de Querétaro, Revista Piso y Obras. Rodrigo ha sido becario del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (FONCA) y por el Programa de Estímulo a la Creación y Desarrollo Artístico de Michoacán (PECDAM) en dos ocasiones. Fue docente en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo y la Universidad Vasco de Quiroga en Morelia. Actualmente es Director de evo-a-lab Arquitectura y Profesor del Tecnológico de Monterrey Campus Querétaro. Otros textos de Rodrigo: La Ciudad y sus Ciudadanos | 13/04/2015 ArchiSpeak: ¿Intelecto o Presunción? | 05/12/2014 La Forma Urbana y su Repercusión en la Salud | 05/05/2014
Fotografías: Luis Carlos Aguilar

 

3 comentarios

  • Calixto 1 month ago Reply

    Hola, mi nombre es Calixto y soy lector asiduo de sus publicaciones.

    En este texto, de particular importancia para mi, la aseveración del inicio ” La ciudades no son solo la suma de sus construcciones, también, son la suma de sus habitantes”, a mi criterio, se asemeja demasiado a una fracción del texto “Ciudad y literatura: III Encuentro de Nuevos Narradores de América”, donde el autor expone: ” Ciudad no es la suma de sus edificios sino el paisaje urbano aunado a los pies que la recorren día con día, el resultado de sus construcciones y la experiencia de sus habitantes, no puede existir lo uno sin lo otro.”. Coincidencia o se debió citar la fuente?.

    Por otra parte en esa misma aseveración inicial falta incluir la letra S a la primera palabra del texto, entre otros detalles gramaticales que no me compete exponer.

    Espero se reciba el comentario de manera objetiva, la intención no es descalificar o exponer al autor, pero si evidenciar que habemos gente interesada en el tema.

    Sigan asì, es un muy buen colectivo!.

    Saludos desde la ciudad de Mèxico.

    Calixto.

    • Calixto 1 month ago Reply

      Que bien que corrigieron el texto.

      Saludos!

      • unlugar 1 month ago Reply

        ¡Hola Calixto! Siempre tomamos en cuenta los comentarios que nos dejan aquí. Gracias por tu interés en lo que publicamos y por tu crítica constructiva al respecto. Hablando con Rodrigo, el autor de este texto, nos comenta que en efecto fue una coincidencia que los fragmentos de texto que mencionas se parezcan. Agradecemos enormemente tu interés y esperamos seguir contando con tus comentarios en los textos que publiquemos a futuro. Y si acaso te interesa y te llegaras a animar, te dejo los lineamientos para ser autor del blog: http://www.unlugar.org.mx/autores. ¡Saludos!

Comenta