Blog

Homo Urbanis

Por Cipriano Navarro.

Entes que habitan la ciudad,

Quiero comenzar mi participación en este blog, invitandolos a reflexionar sobre un status del hombre del cual no somos del todo conscientes, esto lo comienzo con la pregunta ¿Cuál es el hábitat del hombre?.

El hombre con miles de años en la tierra, ha sido testigo de grandes transformaciones, se ha esparcido como especie por todo el planeta y ha dejado su huella inigualable, de manera más especifica ha creado para si mismo las condiciones necesarias para residir, reproducirse y perpetuar como especie, ha creado su propio hábitat. La ciudad.

De entre todos los inventos del hombre “La Ciudad” es mi favorito, nos hemos acogido en ella cual hijo al calor de su madre ante la intempestiva naturaleza, para estas fechas el hombre ya ha roto la balanza entre los que habitan en un medio “rural” y aquellos que habitan en un medio urbano, porcentaje que en México atravesamos en la década de los 60’s.

Nuestra tradición como entes urbanos tiene vestigios de más de 10,000 años, con aquellos asentamientos en el medio oriente, entre el Tigris y el Eufrates, tras una larga historia llena de ciudades que vienen y van, llegamos hasta nuestros días teniendo ya más del 50% de la población mundial bajo el cobijo de una urbe, es en este medio en el que encontramos la mayor riqueza pero también la mayor pobreza que ha conocido el hombre.

Ya no somos más oriundos de la tundra, selva, el bosque, sabana o el desierto, tenemos nuestro propio medio creado a partir de nuestras necesidades, el medio urbano; lo respiramos al inhalar los gases de nuestras fabricas, al distinguir ese aroma a orín en las colonias hacinadas de los centros históricos; lo escuchamos al percibir el bullicio de una plaza pública, el ruido del trafico; lo vemos al descubrir callejones oscuros por los cuales circulamos, al observar as grandes extensiones monocromáticas de asentamientos de auto construcción de nuestras ciudades. La ciudad esta en nuestro alrededor.

No somos los únicos que hemos mudado nuestra forma de vida al medio urbano, nos sigue flora y fauna, salvaje y domestica, pensar que las ciudades dejaran de expandirse por el mundo es una tierna inocencia, la era del “homo sapiens” ha terminado y el “homo urbanis” (si me permiten bautizarlo) ha entrado en escena y su obra será dura con la naturaleza, ay de aquel que intente contrariarla pues poca oportunidad tiene ante  la voluntad del hombre por tener comodidad, cobijo y sustento.

Se de buena fuente, pues la ciudad misma me lo ha dicho, que su crecimiento es inminente, constante, imparable, ¿hasta que punto?

Lo desconozco, queda en mi mente el imaginario de Coruscant (Se pronuncia Corrussant) la “ciudad planeta” escenario de la matanza de la orden de los Jedi’s a manos de clones autómatas en la saga Star Wars, o en Apokolips otra enorme ciudad planeta con humeantes pozos de fuego, hogar de Darkseid, acérrimo enemigo de Superman y compañía creado para el universo de DC Cómics.

Tal vez algún día lleguemos a esos extremos, a convertir el mundo en una Ecumenópolis, (termino creado por el arquitecto y urbanista Constantinos Doxiadis en la década de los 60’s para describir el imaginario de una megalópolis global) a habitar una ciudad planeta… o mejor dicho un planeta ciudad.

Atentamente suyo,

Cipriano Navarro (@URBNSM / @esecipri)

Coruscant

2 comentarios

  • Manuel Guerra 8 months ago Reply

    Sin duda “homo urbanis” tiene mucho que aprender en pro de su propia sustentabilidad

2 comentarios

Comenta